Tristes guerras, si no es amor la empresa.

Tristes, tristes.

Tristes armas si no son la palabra

Tristes, tristes...

Tristes hombres , si no mueren de amor

Tristes, tristes....

Miguel Hernández



jueves, 6 de noviembre de 2008

El poeta dice la Verdad


Quiero llorar mi pena y te lo digo
para que tú me quieras y me llores
enun anochecer de ruiseñores
con un puñal , con besos y contigo.

Quiero matar el único testigo
para el asesinato de mis flores
y convertir mi llanto y mis sudores
en eterno montón de duro trigo

Que no se acabe nunca la madeja
Dél te quiero , me quieres, siempre ardida
con decrépito de sol y luna vieja;

Que lo que me me des y no te pida
será para la muerte, que no deja
ni sombra por la calle estremecida

Federico Gracia Lorca .

2 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

Un soneto de verdad,
la dulzura a toda prueba
de quien sabe amar al mar
contra el viento y las mareas: Ana Gabriela


ja ja ja, ja, parece una coplita de amor y...es una coplita de amor a la amiga más hermosa que se cobija en las sierras.

El abrazo continúa, dulce.
REL

Adolfo Payés dijo...

Quiero matar el único testigo
para el asesinato de mis flores
y convertir mi llanto y mis sudores
en eterno montón de duro trigo

Bellísimo gracias por compartirlo y traerlo a mi memoria..

un saludo fraterno

gracias