Tristes guerras, si no es amor la empresa.

Tristes, tristes.

Tristes armas si no son la palabra

Tristes, tristes...

Tristes hombres , si no mueren de amor

Tristes, tristes....

Miguel Hernández



lunes, 20 de abril de 2009

Planeta tierra...




“La naturaleza está fuera de nosotros”

En sus Diez Mandamientos, Dios olvidó mencionar a la naturaleza. Entre las órdenes que nos envió desde el monte Sinaí, el Señor hubiera podido agregar, pongamos por caso:

“Honrarás a la naturaleza de la que formas parte”.

Pero no se le ocurrió. Hace cinco siglos, cuando América fue apresada por el mercado mundial, la civilización invasora confundió a la ecología con la idolatría. La comunión con la naturaleza era pecado, y merecía castigo. Según las crónicas de la conquista, los indios nómadas que usaban cortezas para vestirse jamás desollaban el tronco entero, para no aniquilar el árbol, y los indios sedentarios plantaban cultivos diversos y con períodos de descanso, para no cansar la tierra. La civilización que venía a imponer los devastadores monocultivos de exportación, no podía entender a las culturas integradas a la naturaleza, y las confundió con la vocación demoníaca o la ignorancia.

Y así siguió siendo. Los indios de Yucatán y los que después se alzaron con Emiliano Zapata, perdieron sus guerras por atender las siembras y las cosechas del maíz. Llamados por la tierra, los soldados se desmovilizaban en los momentos decisivos del combate. Para la cultura dominante, que es militar, así los indios probaban su cobardía o su estupidez.

Para la civilización que dice ser occidental y cristiana, la naturaleza era una bestia feroz que habla que domar y castigar para que funcionara como una máquina, puesta a nuestro servicio desde siempre y para siempre. La naturaleza, que era eterna, nos debía esclavitud.

Muy recientemente nos hemos enterado de que la naturaleza se cansa, como nosotros, sus hijos; y hemos sabido que, como nosotros, puede morir asesinada. Ya no se habla de someter a la naturaleza: ahora hasta sus verdugos dicen que hay que protegerla. Pero en uno u otro caso, naturaleza sometida o naturaleza protegida, ella está fuera de nosotros. La civilización que confunde a los relojes con el tiempo, al crecimiento con el desarrollo y a lo grandote con la grandeza, también confunde a la naturaleza con el paisaje, mientras el mundo, laberinto sin centro, se dedica a romper su propio cielo.

Eduardo Galeano

14 comentarios:

Rodolfo Nasta dijo...

ANA.... ¿el error de "Dios" habrá sido crear al hombre...?
Nos creemos la especie animal superior (eso nos enseñan los biólogos y los sacerdotes). Pero por los resultados... ¡qué jodidos estamos!
Me gusta esta entrada tuya. No todo es poesía (literatura) en este mundo
Un beso grande
ROd

miralunas dijo...

ana....... debiéramos mirarnos desde donde no nos miramos, pero has visto cómo es: somos los pequeños humanos! besos

Tony dijo...

Conoces la carta del jefe sioux Seathl a Franklin? Este último quería comprar una gran extensión de tierras indias: Te lo resumo....
¿Como se puede comprar o vender el cielo y el calor de la tierra? Esta idea es extraña para nosotros.Las flores perfumadas son nuestras hermanas,el venado,el caballo,la gran águila:estos son uestros hermanos.Las escarpadas peñas,los húmedos prados,elcalor del cuerpo del caballo y el hombre,todos pertenecemos a la misma familia.El agua cristalina que corre por los rios y arroyuelos no son solamente agua,representa la sangre de nuestros antepasados.

Ana , es muy largo pero te puedes imaginar el resto.....

Un abrazo

Lucina dijo...

Nada más Exacto que un escrito de Galeano para repensar lo cotidiano.
Gracias Ana por publicarlo.
Un beso grande

Gabiprog dijo...

¿Cuantos crímenes en nombre de la civilización han usado los miserables?


Un abrazo fuerte!!

©Claudia Isabel dijo...

Nuestro país tiene una larga historia de crimenes avergonzantes...el escrito de galeano nos invita a pensar y reflexionar. Gracias
Un abrazo

Ka-tica dijo...

hermosa perspectiva!
aunque no se si haya sido "error de dios" no poner entre los mandamientos... Dios no comete errores!
que la doctrina judeo-cristiana, tuviera la idea del hombre superior al resto por asuntos filosoficos es otra historia!!!!
y se remonta a un tiempito ante de la famosa anecdota de las tablas con los mandamientos!!!
Esta perspectiva es unica de el judeo-cristianismo!
y no tiene q ver Dios con esto!!!

=) un texto precioso q da para mucho analisis, pero que al final lo que deja en claro... es que como civilizacion hemos perdido el norte, y caminamos pisoteando todo a nuestro paso!

=) Un beso Gaby!

rodri dijo...

Feliz día del libro y de las letras...
Gracias por seguir en este vuelo que nos conduce a la esencia de las palabras y de la vida.
Besos versos rosas amor y alcances.

Ana Gabriela dijo...

Rodolfo , Miralunas, Tony, Lucina,Gabiprog,Claudia Isabel,Ka-tica, Rodri.
A todos y a cada uno en particular gracias , dude en subir esto , tenia poco que ver con el blog ,pero mucho que ver conmigo , con mi sentir ante un mundo de venas abiertas
En nombre de Dios se han cometido actos de barbarie, de locura a mi entender.
Una vez leí que el peor error de Dios fue decir “libre albedrío” ¿que mal lo han entendido algunos no?
Hoy un plantea agoniza, el mundo entero esta en crisis, supuestamente económica…creo que es más que eso.
Creo que la crisis es moral, el culto al individualismo, a no querer mirar con los ojos abiertos, con los ojos de ver lejos, los del corazón.
No se puede comprar el cielo, es verdad, pero hoy (que tristeza) se compran personas .A todos gracias y Feliz día de las letras.

Eli dijo...

Hola!

Pasaba por aqui para dejar un beso y avisar que he cambiado el enlace de mi blog. La dirección es:

www.pperdidas.blogspot.com


Feliz fin de semana!

seo dijo...

totalmente de acuerdo.nos estamos cargando el planeta y no nos daremo cuenta hasta que sea o ya es demasiado tarde.

muy buena entrada

Ana Gabriela dijo...

Eli pasare a visitarte
Un abrazo

Ana Gabriela dijo...

SEo gracias niña , espero que nos despertemos antes de que sea tarde .
Un abrazo

Prudencio Hernández Jr dijo...

Amigos los ríos que son las venas de la tierra y los mares equilibrio
del planeta, estan perdidos por años de contaminación. El hombre los
ahogó en inmundicias. Hoy a principios de un siglo nuevo, los
poderosos de siempre pero con más poder globalizante, siguen
perjudicando a los eco sistemas, lo hacen más sofisticadamente no tan
burdamente como con la era industrial, cuyos efectos aún estamos
padeciendo. Solo se podrá ganarles la guerra por la recuperación de la
naturaleza, aunque perdamos muchas batallas, si pequeños grupos
organizados hacen litigo en contra de tan soberbias coorporaciones única forma
de frenarlos en sus impulsos destructivos.
Gracias por tu espacio..y gracias a mi compatriota Galeano abriendo los ojos y la mente..